Los cirujanos ginecológicos fueron pioneros en el desarrollo de la cirugía laparoscópica, una técnica mínimamente invasiva que utiliza un dispositivo electrónico llamado laparoscopio para permitir que los cirujanos vean el interior del abdomen del paciente y realicen procedimientos sin hacer grandes incisiones. Las técnicas laparoscópicas se pueden utilizar para corregir la incontinencia y el prolapso y para realizar procedimientos como la histerectomía.


Histerectomía laparoscópica

Una histerectomía es la extirpación quirúrgica del útero y, a veces, los ovarios y las trompas de Falopio también. Este es el segundo procedimiento más común para las mujeres en los Estados Unidos. Una histerectomía detiene el ciclo menstrual y previene el embarazo. Es un procedimiento permanente que no se puede revertir.

Una histerectomía tradicional se puede realizar a través de incisiones en el abdomen o la vagina. Ahora hay disponible una tecnología más nueva que permite un procedimiento más simple y menos invasivo que deja al paciente con menos dolor y un tiempo de recuperación más corto.

Una histerectomía supracervical laparoscópica, o LSH, consiste en realizar pequeñas incisiones en el abdomen. El médico inserta un laparoscopio, un telescopio delgado iluminado y otros instrumentos quirúrgicos a través de estas incisiones para separar cuidadosamente y luego extraer el útero. A diferencia de otras histerectomías, LSH deja el cuello uterino intacto. Esto puede reducir el riesgo de complicaciones posteriores, como prolapso del piso pélvico e incontinencia urinaria.


Candidatos para la histerectomía supracervical laparoscópica

El procedimiento se realiza con mayor frecuencia para aquellos pacientes con sangrado uterino anormal o fibromas. Este procedimiento no debe realizarse en pacientes con antecedentes de displasia cervical o endometriosis cerca del cuello uterino. El médico determinará la elegibilidad para este procedimiento después de una evaluación exhaustiva del útero.


Beneficios de la histerectomía supracervical laparoscópica

La histerectomía supracervical laparoscópica ofrece beneficios para los pacientes como resultado de la técnica mínimamente invasiva. Estos beneficios incluyen:

  • Incisiones más pequeñas
  • Una estadía hospitalaria más corta
  • Período de recuperación reducido
  • Menor riesgo de complicaciones

Hay beneficios al dejar el cuello uterino intacto. El cuello uterino ayuda a mantener el soporte del piso pélvico. Al retener el cuello uterino, se reduce el riesgo de prolapso del piso pélvico, en el cual los órganos pélvicos se mueven fuera de su posición normal. Si bien algunas mujeres pueden experimentar hemorragias periódicas al mantener intacto el cuello uterino, los beneficios a menudo superan esta frustración menor.

Es importante que las mujeres que se someten a este procedimiento continúen con una prueba de Papanicolaou anual para detectar cáncer de cuello uterino.


Procedimiento de histerectomía supracervical laparoscópica

Durante una histerectomía supracervical laparoscópica, su médico creará cuatro pequeñas incisiones en el abdomen, dentro de las cuales se insertará el laparoscopio y pequeños instrumentos quirúrgicos. El dióxido de carbono se administra en el abdomen, lo que permite al cirujano más espacio para operar y reduce el riesgo de dañar los órganos circundantes.

Los instrumentos quirúrgicos se utilizan para extraer el útero y las trompas de Falopio y los ovarios en algunos casos. Este procedimiento se puede realizar utilizando tecnología robótica, que permite una mayor precisión y resultados más precisos con menos daño al tejido circundante. Se insertan los instrumentos quirúrgicos, con brazos robóticos controlados por su médico, mientras se observa el interior de su abdomen en un monitor.

Una vez que se extrae el útero, las incisiones se cierran sin necesidad de suturas debido a su pequeño tamaño. Este procedimiento se realiza bajo anestesia general en un hospital o centro de cirugía ambulatoria.


Recuperación postoperatoria

Después de una histerectomía supracervical laparoscópica, los pacientes pueden regresar a su casa el mismo día o después de una estadía hospitalaria nocturna. La mayoría de los pacientes pueden reanudar sus actividades normales en una semana, aunque se debe evitar la actividad física durante más tiempo. La recuperación es mucho más rápida y menos dolorosa que después de una histerectomía tradicional. Al paciente se le proporcionarán instrucciones posoperatorias específicas para garantizar una recuperación sana y completa.


Riesgos y complicaciones quirúrgicos

Si bien la histerectomía supracervical laparoscópica se considera un procedimiento seguro para muchos pacientes, existen ciertos riesgos asociados con cualquier tipo de cirugía. Algunos de estos riesgos pueden incluir lo siguiente:

  • Sangría
  • Infección
  • Reacciones a la anestesia
  • Daño a los órganos circundantes

La histerectomía supracervical laparoscópica puede aliviar los síntomas de sangrado anormal, fibromas y otras afecciones dolorosas, pero es un procedimiento para pacientes que cumplen con los criterios para el procedimiento.