Una línea central, o catéter venoso central (CVC), es un tubo colocado en una vena grande en el cuello, el tórax o la ingle que se usa para administrar medicamentos o líquidos, hacerse análisis de sangre y obtener mediciones cardiovasculares. Los CVC a menudo se utilizan para pacientes crónicos en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). La supervisión adecuada y la eliminación oportuna son necesarias para evitar complicaciones debido a la infección. En SBUH, nuestros equipos de la UCI trabajan las veinticuatro horas para evitar riesgos dañinos de infección en la línea central que pueden afectar la seguridad del paciente. 

Nuestro equipo de la ICU revisa el estado médico de cada paciente sobre una base diaria para determinar si hay necesidad continua de un CVC. Entrenados para seguir las mejores medidas de seguridad práctica de pacientes descritos por el Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (IHI por sus siglas en inglés) (IHI), miembros de nuestro equipo ICU saben que un CVC debe retirarse tan pronto como sea posible. Nuestro personal de enfermería de la ICU y el personal médico deben llevar protección completa del cuerpo, utilizar técnicas adecuadas de esterilización, y seguir una lista detallada de medidas de seguridad, para la inserción de CVC. Al monitorear el cumplimiento de la línea central y discutir continuamente maneras de mejorar los resultados en nuestra ICU, nos aseguramos de que la seguridad del paciente sigue siendo fundamental en nuestro enfoque.