Trastornos del habla motriz

Los trastornos motores del habla se caracterizan por dificultad para mover los músculos necesarios para la producción del habla debido a debilidad o coordinación reducida. La dificultad para producir palabras puede o no correlacionarse con afasia y deficiencias cognitivo-lingüísticas (dificultad para comprender o usar el lenguaje). 

Un patólogo del habla y el lenguaje realiza una evaluación para evaluar la fuerza y ​​el control de los músculos faciales, el apoyo respiratorio para el habla, la producción de sonidos (articulación) y la secuenciación de sonidos. Se determinará la estimulación para el uso de la estrategia y la necesidad de modos de comunicación de “respaldo” (escritura, tablero de comunicación, etc.). Los objetivos durante la terapia son mejorar el rango de movimiento y el control de los músculos del habla, la ubicación de los sonidos del habla y la secuenciación de los sonidos para las necesidades de comunicación diarias.

Consejos para la persona con trastornos motores del habla

  • Presente a su tema con una sola palabra o frase corta antes de empezar a hablar en oraciones más completas
  • Compruebe que está comprendido
  • Enfoque en estimulación de palabra por palabra
  • Trate de limitar las conversaciones cuando se sienta cansado, cuando su discurso será más difícil de entender
  • Si se siente frustrado, intente utilizar otros métodos, como señalar o hacer un gesto para transmitir su mensaje, o descanse y vuelva a intentarlo más tarde.

Consejos para el oyente

  • Reducir las distracciones y el ruido de fondo
  • Preste atención al que habla
  • Esté atento a los gestos naturales y expresiones faciales mientras la persona habla
  • Deje saber al hablante si usted tiene dificultad para entenderlo(la)
  • Anime a la persona a redactar un mensaje si los primeros intentos no tuvieron éxito
  • Fomentar el uso de la escritura, el dibujo o haciendo un gesto
  • Fomentar el uso de un tablero de comunicación mostrando imágenes, letras, palabras o frases para ayudar en la comunicación

Apraxia

La apraxia verbal es un trastorno de planificación motora del habla. Este individuo no tiene ninguna debilidad facial. Una persona con apraxia verbal es consciente de las palabras que quiere decir, pero tiene dificultades para planificar y coordinar los movimientos musculares para la producción del habla. Por lo general, la escritura no se ve afectada si una persona solo sufre de apraxia verbal, pero puede estar presente si se ha identificado una apraxia de una extremidad. A veces, se producen patrones de habla más claros cuando una persona dice una respuesta espontánea o una frase familiar.

La disartria

La disartria se caracteriza por la debilidad de los músculos utilizados para la producción del habla. El habla es más difícil de producir y lleva más tiempo. Con múltiples distorsiones, puede resultar difícil comprender la producción del habla. El habla suena arrastrada y las palabras se entrelazan.

Preguntas frecuentes (FAQ)

P: ¿Cuáles son algunos signos / síntomas de apraxia?
A:

  • Luchar al tratar de hablar
  • salida de voz lenta
  • repetición incontrolada de palabras producidas previamente
  • Los errores en la secuenciación de sílabas o sonidos de las palabras 
  • desviaciones de vocales

Q: ¿Qué puede hacer una persona con disartria para mejorar el habla?
A:

  • Ejercicios motrices orales: Movimientos faciales repetitivas para mejorar la fuerza y ​​la amplitud de movimiento de la musculatura oral.
  • El exceso de articulación: Movimientos exagerados de los labios, lengua y mejillas para hacer los sonidos del habla tan fuerte como sea posible.
  • Fraseo: Ralentizar la velocidad del habla mediante la producción de un número limitado de sílabas / palabras por la respiración.
  • estimulación: Centrándose en la producción del habla palabra por palabra para evitar palabras cortando en las otras palabras.
  • Apoyar la respiración: El aumento de aire para la sonoridad óptima, la sonoridad y el fraseo.
  • Prosodia / entonación: Ejercicios para mejorar la melodía del habla.
  • Comunicación Alternativa: En casos de disartria severa, se puede usar una pizarra con imágenes, letras, palabras y / o frases para ayudar en la comunicación. En casos de enfermedad neurológica progresiva (por ejemplo, ELA, enfermedad de Huntington), la comunicación no verbal puede convertirse en el medio principal de comunicación de una persona. En tales casos, a veces se utilizan dispositivos electrónicos.